Las razones por las que los dolores aparecen son diversas, la causas principales están relacionadas con el estrés

El 2018 ya está aquí y con él, tenemos una lista interminable de actividades y propósitos que cumplir. Cuando estamos listos para dar nuestro máximo, no hay nada peor que la aparición de obstáculos, especialmente, cuando ese obstáculo es nuestro propio cuerpo.

Una de las molestias más comunes, que nos impiden estar cómodos en el día a día, son los dolores musculares. Ya saben de qué hablamos, de esos dolores que siempre están ahí y parecen no irse nunca.

Las razones por las que los dolores aparecen son diversas, la causas principales están relacionadas con el estrés, la tensión, el exceso de trabajo físico y las malas posturas. En el trabajo pasamos horas sentados frente una computadora, nos excedemos con el ejercicio, no comemos saludablemente y cuando llegamos a casa, no dormimos bien.

Di adiós a las enfermedades y dolores musculares

Así, es inevitable que estos dolores aparezcan pues, en un ritmo de vida tan acelerado, el descanso pocas veces se valora.

Sin embargo, todos estos dolores (de espalda, cuello, hombros, etc.) pueden ser prevenidos y curados.

La claves primordiales son el descanso y la relajación.

Cuando nuestro cuerpo está cansado, nuestras defensas bajan y, por ende, podemos contraer más enfermedades. El nivel de relajación de nuestro cuerpo está correlacionado con nuestro sistema inmunológico y su capacidad para combatir infecciones y bacterias. El descanso es absolutamente necesario para prevenir cualquier enfermedad y curar el dolor muscular.

La claves primordiales son el descanso y la relajación.

Si agregamos un masaje como parte de nuestra rutina, dormir mejor será pan comido. Está comprobado que los masajes reducen las hormonas del estrés (como el cortisol) y liberan endorfinas. Además, si tenemos dolores musculares, los masajes deportivos hacen maravillas en nuestro cuerpo. Lo mismo sucede si presentamos mala circulación, las terapias de masajes (como el masaje sueco) ayudan a la circulación del oxígeno para llevarla hasta nuestros músculos.

Por eso, es recomendable reservar un espacio para relajarnos y consentirnos y, ¡qué mejor cuando ese espacio es nuestro propio hogar!. Encender velas aromáticas, pedir un masaje a domicilio y escuchar nuestra música favorita, sin duda será como tener una spa en casa. No sólo estarás relajado, sino que aprovecharás la oportunidad para sanar tu cuerpo. Si nuestro cuerpo y mente están relajados, funcionamos mejor y somos más productivos.

Tu cuerpo se merece un descanso. Él es tu único compañero de vida, trátalo con amor.

Tu cuerpo se merece un descanso. Él es tu único compañero de vida, trátalo con amor.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *